Search
  • Candela Review

Diario para Luis Manuel (Día 5)

Luz Escobar



Ay Luisma, niño bueno y querido. Comienzo a escribirte desde las diez de la mañana del domingo para tomar la jornada en el momento en que Boris se despidió. Desde que abrí los ojos hoy estoy pensando en ti, en cómo sacarte de ese lugar donde pretenden anularte, donde no debes estar. Hoy me toca limpiar, limpiar todo, el baño, el cuarto, la sala, la cocina… llevo dos semanas muy intensas de trabajo en las que apenas he podido hacer tareas domésticas. Por suerte Inés nos ha invitado a almorzar/comer y no tengo que preocuparme hoy de la cocina, todo va a quedar brillando. Puse “Divino guion” de Habana Abierta, y a tirar agua se ha dicho.


He sabido de ti, que estás bien, fuerte, que haces ejercicios, que te han rapado. Hace dos años creamos el grupo de los “15 pelagatos” para dar el berro y también sacarte de la cárcel, inolvidables días. Hace dos años teníamos ese piquete, llevamos cartas al Ministerio de Cultura, a la Uneac, al Museo de Bellas Artes, a no sé cuántos lugares más. Nos vimos en un parque, en casa de Sandra Ceballos, ahí conocí a Julio, hermoso día. De todo eso salió tremenda presión, amenazamos hasta con un maratón por todo malecón... No paramos hasta que ese 13 de marzo te soltaron y nos abrazamos todos en el portal del cine Yara, esa noche besé a Julio por primera vez y hasta hoy no he parado de besarlo, de amarlo. Hace dos años éramos otros, los que ya hoy no somos, ya no entregamos cartas en Mincult, ni en la Uneac y cuando pasamos frente al Museo de Bellas Artes nos burlamos. De aquellos 15 pelagatos, casi la mitad ha tenido que salir de Cuba por h o por b, pero allá donde están ninguno se ha cansado de pedir la libertad para Luisma y aquí lo mismo. Está pasando una cosa, hoy todo el mundo te pone de ejemplo para hablar de resistencia ante la dictadura, eso debes saberlo, pero muchos no tienen la menor idea de dónde sacas esa fuerza. Para mí que viene de todo ese amor que tienes para dar, de la claridad a la hora de ver tu camino, de tu fe en el otro, de saberte conectado. Ese 11 de julio mucho cuerpo fue a parar a prisión junto al tuyo y no hubo un grito unánime de #LibertadParaLuisManuel, se gritó #LibertadParaLosDel11j, #LibertadParaLosPresosPolíticos y tu nombre quedó así, conectado a todos esos cuerpos presos injustamente, muchos de ellos sin un rostro conocido. Hay que ponerle rostro a esos presos, hay mucha gente trabajando en eso, gente a la que tú quieres y que te quiere, gente linda. Lo que pasa es que tus amigos son tus amigos y piensan mucho en ti. Y se hicieron más carteles y volvió la etiqueta #FreeLuisma, #LibertadParaLuisManuel, no podemos evitarlo.


Yo estoy segura de que sin ti, y todo lo que ha calentado el Movimiento San Isidro, nunca hubiéramos tenido ese 27N ni ese 11J. No te puedo explicar la alegría que me dio escuchar a El Funky gritar todo eso que gritó allá en Las Vegas cuando cantó Patria y Vida en la ceremonia de los Grammys Latinos. Eran las 11 de la noche aquí y las niñas y yo gritamos #PatriaYvida a voz en cuello, nos volvimos locas.


Bueno, terminé de limpiar tardísimo y salimos a las 3 para casa de Inés, ella nos estaba esperando con una comida deliciosa, ella cocina taaaaaaan rico, nos mimó cantidad. Hablamos mucho de todo, qué clara está, Luisma… por eso me gusta mucho escucharla. En diciembre, para tu cumpleaños, te voy a mandar una carta y un libro lindo que tengo aquí para ti, es una sorpresa. Lo tengo todo listo, porque debía mandártelo en esta visita, pero no pude salir a tiempo, con todo esto del #15N estuve varios días sin poder poner un pie en la calle, tú sabes.


Al regreso a casa, casi a las nueve, caminamos por todo Paseo y de nuevo pensé en ti, en cómo rayos vamos a hacer para sacarte de la cárcel, a ti y a todos, pero yo pienso mucho en ti. Extraño encontrarme contigo, visitarte, bailar en una fiesta, conversar… tus manoteos para hablar, esa sonrisa, tu mirada. Estos mafiosos que mandan en este país no soportan tu cara, yo lo sé. Les molesta tu paz, tu tranquilidad, que no pueden llegar a tu alma y joderla, estrujarla, volverte una mierda.


Sé que allí donde estás sigue lleno de luz y amor pero yo te quiero en San Isidro, en casa, o también en New York, en Madrid, en Buenos Aires, Barcelona. Yo te quiero.


Un beso enorme,

Luz

11 views

Recent Posts

See All